En la serie de trabajos Karl Blossfeldt’s lessons, pretendo tejer una relación literaria entre diferentes producciones artísticas.

En 1928 Blossfeldt fotografíó y catalogó 6.000 plantas a modo de archivo que debía ser utilizado por el alumnado de la Escuela de Artes y Oficios de Berlín. Así pues, ofreció sus obras como material de aprendizaje, de copia y modelo. De alguna manera, comenzó una cadena involuntaria de réplicas que copiaban sus fotografías.
Blossfeldt no concebía sus fotografías como obras de arte autónomas, sino que éstas tenían una funcionalidad académica, la transmisión de la forma. Por tanto, podríamos decir que su trabajo fue puramente.

Es el aspecto de la transmisión el que me interesa desarrollar en esta serie de trabajos que he dividido en capítulos.

Cristina Calderón © 2020
Blog
ENG / CAT