Sin categoría

Vespetino es una pieza de vídeo monocanal. Un personaje femenino que, ininterrumpidamente, se afana por cerrar las múltiples ventanas de la sala recorriéndola de un lado a otro. La performer, obsesivamente, cierra las contraventanas que aleatoriamente se vuelven a abrir. La carrera crea recorridos inciertos que pretenden impedir la entrada de luz, filtrada desde el exterior de la estancia. Los rayos de sol son expulsados, evitados, como si de una amenaza se tratara. La habitación se muestra como un espacio que lejos de ser impenetrable, es continuamente vulnerado por la luz que lo invade. Fuera, intuimos un paisaje arbolado bajo un cielo tranquilo. La dedicación obsesiva del personaje por evitar la claridad resulta tan angustiosa como absurda.
Tras varias secuencias en las que la protagonista repite el mismo acto de clausurar ventanas nos invade la sensación de una nueva acción como consecuencia de la anterior. La narración, no obstante, permanece en ese tránsito entre la angustia y la obsesión.

  Cristina Calderón   des. 26, 2015   Sin categoría   0 Comment

Hálito pertenece a un conjunto de obras entorno a la idea de tiempo.

Pretende solapar distintas capas de tiempo como si éste pudiera ser concebido a modo de cebolla. Un estrato sobre otro muestran dos imágenes distintas: la de un tiempo congelado, sedimentado, un presente constante e imperecedero (representada por el dibujo) sobre otro que continuamente se desvanece, se diluye y eternamente se repite (en vídeo). La quietud y el movimiento.

El interior de una sala habitada por el desorden, el uso, el desuso, la caducidad, la prescripción de objetos, libros, letras, que abandonados quizás se posan sobre mesas y suelos. La quietud del conjunto se borra cuando un hálito invade la habitación.

Podemos parar o movernos, nunca saldremos de nuestra restringida realidad, limitada por un espacio y un tiempo concretos. La aparente libertad expresada por el vuelo de los papeles se autocalifica en las vueltas en torno a sí mismos: nada se mueve.

  Cristina Calderón   des. 26, 2015   Sin categoría   0 Comment